7 Pero el Señor
le dijo a Samuel:
—No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El Señor
no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el Señor
mira el corazón.