2 ¡Nadie es santo como el Señor
!
Aparte de ti, no hay nadie;
no hay Roca como nuestro Dios.