3 »¡Dejen de ser tan orgullosos y altaneros!
¡No hablen con tanta arrogancia!
Pues el Señor
es un Dios que sabe lo que han hecho;
él juzgará sus acciones.