12 »Que el Señor
juzgue entre nosotros. Tal vez el Señor
lo castigue por lo que intenta hacer, pero yo nunca le haré daño.