17 Los ancianos que cumplen bien su función deberían ser respetados y bien remunerados,
en particular los que trabajan con esmero tanto en la predicación como en la enseñanza.