19 Pues Jesucristo, el Hijo de Dios, no titubea entre el «sí» y el «no». Él es aquel de quien Silas,
Timoteo y yo les predicamos, y siendo el «sí» definitivo de Dios, él siempre hace lo que dice.