5 Examínense para saber si su fe es genuina. Pruébense a sí mismos. Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes;
de no ser así, ustedes han reprobado el examen de la fe genuina.