12 Entonces dos cosas buenas resultarán del ministerio de dar: se satisfarán las necesidades de los creyentes de Jerusalén
y ellos expresarán con alegría su agradecimiento a Dios.