16 El ejército israelita huyó de Judá, y Dios lo entregó derrotado en sus manos.