8 No sean tercos como fueron ellos, sino sométanse al Señor
y vengan a su templo que él mismo separó como santo para siempre. Adoren al Señor
su Dios, para que su ira feroz se aleje de ustedes.