10 Y el sumo sacerdote Azarías, de la familia de Sadoc, le contestó:
—Desde que la gente empezó a llevar sus ofrendas al templo del Señor
, hemos tenido suficiente para comer y mucho de sobra. El Señor
ha bendecido a su pueblo, y sobró todo esto.