28 De esa forma, Jehú destruyó todo rastro del culto a Baal en Israel.