2 Y Elías le dijo a Eliseo:
—Quédate aquí, porque el Señor
me dijo que fuera a Betel.
Eliseo respondió:
—Tan cierto como que el Señor
vive y que tú vives, ¡nunca te dejaré!
Así que descendieron juntos a Betel.