28 Rescatas al humilde,
pero tus ojos observan al orgulloso y lo humillas.