45 Naciones extranjeras se arrastran ante mí;
en cuanto oyen hablar de mí, se rinden.