11 »Ciertamente se acerca la hora —dice el Señor
Soberano—
cuando enviaré hambre a la tierra,
no será hambre de pan ni sed de agua,
sino hambre de oír las palabras del Señor
.