20 Las uvas fueron pisadas en el lagar fuera de la ciudad, y del lagar brotó un río de sangre de unos trescientos kilómetros
de largo y de una altura que llegaba a los frenos de un caballo.