3 Y otra vez, sus voces resonaron:
«¡Alabado sea el Señor
!
¡El humo de esa ciudad subirá por siempre jamás!».