22 »Por lo tanto, la arrojaré en una cama de sufrimiento,
y los que cometen adulterio con ella sufrirán terriblemente, a menos que se arrepientan y abandonen las maldades de ella.