22 No vi ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son el templo.