14 Y yo le contesté:
—Tú eres quien lo sabe, señor.
Entonces él me dijo:
—Estos son los que murieron en
la gran tribulación.
Han lavado y blanqueado sus ropas en la sangre del Cordero.