11 En esta vida nueva no importa si uno es judío o gentil,
si está o no circuncidado, si es inculto, incivilizado,
esclavo o libre. Cristo es lo único que importa, y él vive en todos nosotros.