4 Entonces, una vez más, el Señor
escribió los diez mandamientos
en las tablas y me las dio. Eran las mismas palabras que el Señor
les había dicho desde en medio del fuego el día que se reunieron al pie del monte.