24 En cambio, derrama la sangre sobre la tierra como si fuera agua.