27 Debes presentar la carne y la sangre de tus ofrendas quemadas sobre el altar del Señor
tu Dios. Debes derramar la sangre de los otros sacrificios sobre el altar del Señor
tu Dios, pero puedes comer la carne.