31 Tú no adorarás al Señor
tu Dios de la manera que las otras naciones rinden culto a sus dioses, llevando a cabo en honor de ellos toda clase de actos detestables que el Señor
odia. Hasta sacrifican a sus hijos y a sus hijas en el fuego como ofrenda a sus dioses.