8 No temas ni te desalientes, porque el propio Señor
irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará».