29 ¡Qué bendito eres, oh Israel!
¿Quién es como tú, un pueblo rescatado por el Señor
?
¡Él es tu escudo protector
y tu espada triunfante!
Tus enemigos se arrastrarán ante ti,
y tú los pisotearás con fuerza sobre la espalda».