5 »Mira, ahora te enseño decretos y ordenanzas tal como me lo encargó el Señor
mi Dios, para que los obedezcas en la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer.