8 Hasta en el monte Sinaí
le provocaste tanto enojo que estaba dispuesto a destruirte.