12 Las palabras sabias traen aprobación,
pero a los necios, sus propias palabras los destruyen.