16 Lo rodean innumerables multitudes,
pero luego surge otra generación y lo rechaza a él también. Así que nada tiene sentido, es como perseguir el viento.