10 He visto que hay malvados que reciben honores en su entierro. Sin embargo, eran los mismos que frecuentaban el templo, ¡y hoy se les alaba
en la misma ciudad donde cometieron sus delitos! Eso tampoco tiene sentido.