12 Gracias a Cristo y a nuestra fe en él,
podemos entrar en la presencia de Dios con toda libertad y confianza.