30 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven. Recuerden que él los identificó como suyos,
y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención.