2 Zorobabel, hijo de Salatiel, y Jesúa, hijo de Jehosadac,
respondieron y continuaron la reconstrucción del templo de Dios en Jerusalén. Los profetas de Dios estaban con ellos y los ayudaban.