26 Les dijo: «Si ustedes escuchan atentamente la voz del Señor
su Dios y hacen lo que es correcto ante sus ojos, obedeciendo sus mandatos y cumpliendo todos sus decretos, entonces no les enviaré ninguna de las enfermedades que envié a los egipcios; porque yo soy el Señor
, quien los sana».