43 Aarón y sus hijos tendrán que llevarla puesta cada vez que entren al tabernáculo
o se acerquen al altar en el Lugar Santo para realizar sus tareas sacerdotales. Así no incurrirán en culpa y no morirán. Esta es una ley perpetua para Aarón y para todos sus descendientes.