36 Muele una parte de la mezcla hasta convertirla en un polvo fino y colócalo frente al arca del pacto,
donde me encontraré contigo en el tabernáculo. Todos deben tratar este incienso como algo sumamente santo.