1 Visión de los seres vivientes
El 31 de julio
de mis treinta años de vida,
me encontraba con los judíos en el destierro, junto al río Quebar, en Babilonia, cuando se abrieron los cielos y tuve visiones de Dios.