24 Después el Espíritu de Dios me llevó de regreso a Babilonia,
al pueblo desterrado. Así terminó la visión de mi visita a Jerusalén.