30 »Por lo tanto, pueblo de Israel, juzgaré a cada uno de ustedes, según sus acciones, dice el Señor
Soberano. Arrepiéntete y apártate de tus pecados. ¡No permitas que tus pecados te destruyan!