31 Pues, cuando les presentas ofrendas y les sacrificas a tus niños en el fuego,
te contaminas con ídolos hasta el día de hoy. ¿Y yo debería permitirte, pueblo de Israel, que me pidas un mensaje? Tan cierto como que yo vivo, dice el Señor
Soberano, que no te diré nada.