30 Los primeros frutos maduros y todas las ofrendas presentadas al Señor
pertenecerán a los sacerdotes. También se entregarán a los sacerdotes las primeras muestras de cada cosecha de grano y lo primero de la harina, para que el Señor
bendiga los hogares de ustedes.