12 Entonces el Señor
me dijo: «Hijo de hombre, ¿has visto lo que los líderes de Israel hacen con sus ídolos en los rincones oscuros? Dicen: “¡El Señor
no nos ve; él ha abandonado nuestra tierra!”».