8 Mientras mataban a la gente, yo me quedé solo. Caí con el rostro en tierra y clamé:
—¡Oh Señor
Soberano! ¿Acaso tu furia contra Jerusalén destruirá a todos los que queden en Israel?