25 Y ahora que ha llegado el camino de la fe, ya no necesitamos que la ley sea nuestra tutora.