18 pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.