8 Seguro que no fue Dios, porque él es quien los llamó a ser libres.