1 Siempre cosechamos lo que sembramos
Amados hermanos, si otro creyente
está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado de no caer ustedes en la misma tentación.